«Dejad que los niños se acerquen a mí»

Entre el gran revuelo que una visita supone, la emoción propia de estas fechas navideñas y las ganas de un encuentro con niños de entre 8 y 16 años, las residentes disfrutaron muchísimo de una mañana rodeada del afecto de los niños. El 14 de diciembre en la residencia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de la Fundación Pía Autónoma de las Congregaciones Marianas, las residentes cantaron felices los villancicos que el coro del Colegio María Inmaculada de Mogambo, de la misma fundación, fue a recitarles. Tras varios villancicos populares, alguno nuevo para las residentes y muchos aplausos, hubo tiempo para compartir experiencias y deseos entre todos. Los niños tenían un detalle preparado. Cuando les entregaron las felicitaciones navideñas que habían hecho desde el colegio con todo su cariño, ninguna residente quiso quedarse sin el christmas, pidieron cantar con ellos, hubo alguna valiente que incluso se arrimó al micrófono a acompañarles con muchas ganas… Esto es lo que se genera en navidad, un ambiente festivo de amor. Gracias a los niños las residentes, a veces inmersas en sus dolores o en su día a día, estaban deseosas de seguir allí con ellos cantando y disfrutando. Ya lo dijo Jesús ante sus discípulos: «Dejad que los niños se acerquen a mí». Pues los niños son para ellas el recuerdo de sus mejores épocas.