El Buen Samaritano es noticia en El Mundo

Un equipo del periódico El Mundo ha querido conocer de primera mano la historia  de la Fundación El Buen Samaritano, que este año celebra su XX Aniversario, dándole voz a las personas atendidas en sus distintos centros. Las historias de Susana y Ángel Luis podrían ser la de cualquiera de nosotros. La de una mujer que un día,  por una concatenación de causas, empieza a experimentar miedos, que le impiden desarrollar una vida normalizada. Y la de un chico universitario, al que su alto nivel de exigencia, junto a otros factores desencadenantes, le conducen a una esquizofrenia que lo aísla. En El Buen Samaritano ambos encontraron el apoyo profesional y personal necesario para pasar página y formar parte de la plantilla de sus trabajadores. Siendo un ejemplo del alto índice de inserción laboral que registran los centros de rehabilitación laboral de esta Fundación,- dentro de la red de recursos de la Comunidad de Madrid. El próximo lunes 29  El Mundo recoge en sus páginas sus historias de vida.

Por Elizabeth Ortega

 

 

“El Papa Francisco no deja de recordarnos el riesgo de sucumbir a lo que llama la cultura del descarte y la exclusión. Entre quienes corren un alto riesgo de padecerlos están las personas con discapacidad como consecuencia de alguna enfermedad mental. Como nos decía con fuerza el Papa Benedicto XVI” nos recuerda el Vicepresidente de la Fundación El Buen Samaritano y Delegado Episcopal de Pastoral de la Salud de la Archidiócesis de Madrid, José Luis Méndez.

Fruto de esa conciencia nace en 1998 la Fundación El Buen Samaritano, al amparo de la Archidiócesis de Madrid, como entidad sin ánimo de lucro que desde hace 20 años trabaja por la recuperación y la integración social, familiar y laboral de las personas con enfermedad mental grave y duradera. Tuvieron que transcurrir 5 años para llegar al primer concierto con la Administración Pública para el Centro de Rehabilitación Psicosocial, el Centro de Rehabilitación Laboral y el Centro de Día de Carabanchel. Desde entonces miles de personas han convertido las dificultades generadas por una enfermedad mental en un motor de transformación y mejora.

 

 

 

Y para ello la Fundación cuenta con cuatro centros ubicados en el distrito de Carabanchel y Villaverde y está a la espera de poder seguir ampliando sus recursos  como nos apunta el Gerente de la Fundación, Antonio Naranjo que se muestra muy esperanzado en que en breve se pueda confirmar “el concierto de otros cuatro nuevos recursos, en dos sedes distintas:  el Centro de Rehabilitación Psicosocial Usera y el Centro de Rehabilitación Laboral Arganzuela, a los que se suman dos Equipos de Apoyo Social Comunitario con los que se atendería a las personas en su domicilio y se apoyaría el acceso a los servicios de atención sanitarios y psicosociales. Ese sería un buen regalo para nuestro XX Aniversario”.

En la actualidad cada centro está especializado en cubrir las necesidades de las personas que se atienden en función de la etapa de su recuperación e integración en la que se encuentran, contando en total con 46 trabajadores de los que  9 están contratados bajo la modalidad de Discapacidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Además de las contrataciones específicas que se hacen para cubrir puestos necesarios en la Fundación El Buen Samaritano, los datos obtenidos del nivel de inserción laboral en el 2017 son muy esperanzadores según nos detalla Diego Pulido Valero, Coordinador de los Recursos de la Fundación y Director del Centro de Rehabilitación Psicosocial y del Centro de Día de Carabanchel.

“Los datos de inserción de los dos Centros de Rehabilitación Laboral de nuestra Fundación (Carabanchel y Villaverde) en el pasado ejercicio suponen un incremento porcentual con respecto al 2016. La suma de los que han consolidado su empleo junto a los que se han insertado es de 61  hombres y 47 mujeres, un total de 108 personas. Estos datos significan que el 75% del total de personas que hemos atendido durante el 2017 han mantenido o encontrado trabajo, normalizando un aspecto fundamental de su vida por la autonomía económica que aporta y la red personal que general con el incremento de autoestima que lleva consigo”. Y sigue traduciendo la tabla resumen de datos enviada por Abelardo Rodríguez González, Coordinador Técnico de la Red Pública de Atención Social a personas con enfermedad mental grave y duradera de la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid, felicitándoles por los resultados obtenidos. “Si nos centramos en los datos globales de los 22 Centros de Rehabilitación Laboral de la Comunidad de Madrid, durante el 2017 se han insertado un total de 971 personas (620 hombres y 351 mujeres), lo que supone un 63% del total de personas atendidas en estos recursos”.  

En el 2018, en el contexto del Segundo Acuerdo Marco, se prevé que se puedan poner en marcha nuevos centros concertados y así ampliar las plazas de la Red y ayudar a que las personas que se ven sorprendidas por la irrupción de la enfermedad mental en sus vidas, encuentren los recursos necesarios para superarlos y recuperar la normalidad en sus vidas.

Como nos recuerda el Delegado Episcopal Jose Luis  Méndez, acudiendo a la Encíclica Spessalvi, 38 “la grandeza de la humanidad está determinada esencialmente por su relación con el sufrimiento y con el que sufre. Esto es válido tanto para el individuo como para la sociedad.”