“No amemos de palabra sino con obras”, Papa Francisco

Por María Suárez

3 millones de niños se mueren cada año por desnutrición, mientras otros 3 millones de personas mueren al año por sobrepeso. Dos realidades  que nos invitan a reflexionar sobre la necesidad imperiosa de impulsar una nueva visión de La Casa Común con unos valores que no se centren en el consumo y una economía circular inclusiva.  

Cada 17 de octubre, Día Mundial para la Erradicación de la pobreza, desde distintas entidades se lanzan datos escalofriantes: más de 800 millones de personas según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo,  son pobres y carecen de acceso a alimentos, agua potable y saneamiento adecuados.

La pobreza, como ha señalado el Papa Francisco  no es solo una cuestión económica. Se trata de un fenómeno multidimensional que afecta a la dignidad de las personas. De ahí que nos convoque  a reflexionar sobre las estructuras que generan la pobreza en el mundo. Respondiendo a esta invitación la asociación MadridManá ha organizado  la I Jornada Mundial de los pobres que se desarrollará del 16 al 18 de noviembre.

Hace ya 30 años, el 17 de octubre de 1987, el padre Joseph Wresinski hizo un llamamiento para luchar contra esta lacra, animando a conmemorar el Día Mundial para la Superación de la Pobreza Extrema. Cinco años después la Asamblea General, inspirada en ese llamamiento, declaró el 17 de octubre como el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza (resolución 47/196) con el propósito de promover mayor conciencia sobre las necesidades que sufre la población  en los países en vías de desarrollo. Como afirmó el Papa Francisco I, “De la pobreza viene la riqueza, es un intercambio mutuo”. Por ello, debe ser desde los países ricos desde donde se cree la concienciación de erradicar la pobreza.

La asociación MadridManá , vinculada a la delegación cultural del Arzobispado de Madrid, ha organizado los días 16,17 y 18 de noviembre el I Congreso con motivo de la Primera Jornada Mundial de los pobres convocada por el Papa. En este congreso, según nos indica Teresa Ekobo, una de las organizadoras, se celebrarán encuentros de ámbito global con organizaciones que combaten la pobreza desde distintos ámbitos e incluirá momentos de oración, acción y emoción.  

El viernes 17 de noviembre entre las 20.00 y las 21.30 David López Royo, doctor en sociología y experto en temas de acción social compartirá una reflexión sobre las distintas formas de pobreza que nos acechan como sociedad desarrollada y globalizada y participará en una mesa de debate con distintos responsables de fundaciones que trabajan con personas sin hogar, con niñas a las que la imposibilidad de acceder a la educación las perpetuaría en la cultura de la pobreza, o con personas a las que la enfermedad mental las ha alejado de las redes sociales y familiares que dignifican nuestra calidad de vida.

“Pido a los hermanos obispos, a los sacerdotes, a los diáconos —que tienen por vocación la misión de ayudar a los pobres—, a las personas consagradas, a las asociaciones, a los movimientos y al amplio mundo del voluntariado que se comprometan para que con esta Jornada Mundial de los Pobres se establezca una tradición que sea una contribución concreta a la evangelización en el mundo contemporáneo. Que esta nueva Jornada Mundial se convierta para nuestra conciencia creyente en un fuerte llamamiento, de modo que estemos cada vez más convencidos de que compartir con los pobres nos permite entender el Evangelio en su verdad más profunda. Los pobres no son un problema, sino un recurso al cual acudir para acoger y vivir la esencia del Evangelio.”

Vaticano, 13 de junio de 2017

Papa Francisco

UNESCO – Día por la Erradicación de la pobreza

Mensaje del Papa Francisco por la pobreza