Obispo que deja huella

Por María Suárez

La Parroquia de San Ignacio en Torrelodones recibió, del 24 al 28 de octubre, la visita de Monseñor Santos Montoya, Obispo Auxiliar de Madrid. Quien no no deja indiferente, ni a grandes ni a pequeños. Esther Colado, responsable del departamento de comunicación del Colegio San Ignacio de Loyola, nos desvela su grata sorpresa al conocer una persona tan natural, cercana y valiente. En la Parroquia, por las aulas del Colegio, con los alumnos de FP o cogiendo la mano a los ancianos de la Residencia Sta. Mª de los Ángeles, “hemos podido experimentar que se trata de un hombre de fe, coherente, transparente, valiente que apuesta por la libertad, por la sencillez, la humildad y que habla sin temor porque en verdad nada teme. En su persona hemos conocido una Iglesia viva, que baja a la tierra, que conoce nuestra realidad, la acepta y la respeta. Una Iglesia joven y fresca que nos recuerda que el mensaje de Cristo tiene sentido y es de actualidad”. Quédate con nosotros rezaba un cartel en el Salón Parroquial preparado por los alumnos de FP. “Que la huella que deja tras su paso nos haga recordar que Él ha venido a visitarnos y permanece en nosotros”.