Pasión por enseñar

El 12% de los docentes en España sufre el «síndrome del burnout», o «profesor quemado» que les hace cuestionarse una profesión en la que la soledad puede hacer mella.

Conscientes de que en la unidad está el éxito un grupo de maestros implicados en la innovación y  con pasión por enseñar, decide activar la plataforma de formación y debate cultural Be Education, impulsada y sostenida por el colegio San Ignacio de Loyola de Torrelodones y el colegio Internacional J. H. Newman, que por primera vez ofrece unos cursos de verano con reconocimiento de créditos por la Universidad Rey Juan Carlos I y totalmente bonificables a través de los Permisos Individuales de Formación (PIF) de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo.

Uno de cada cinco profesores en España tiene problemas para dar sus clases por diferentes circunstancias, según la última memoria del Defensor del Docente, que cuantifica en un 21,6% los docentes que tiene alumnos que le distraen a menudo, el 18% dice sufrir acoso y amenazas en clase y el 5% ha sufrido agresiones por parte del alumnado.

En esta línea, investigaciones recientes constatan que el 12% de los docentes sufre el denominado «síndrome del burnout» o alguno de sus episodios más tempranos. Las consecuencias son agotamiento emocional que se desarrolla como resultado de una relación personal frustrante con alumnos o compañeros que les hace cuestionarse su profesión.

Para dar respuesta a alguna de estas situaciones que generan malestar en el alumnado y en el cuerpo docente, un grupo de profesores del colegio San Ignacio de Loyola de Torrelodones, ha emprendido una iniciativa pionera: Be Education.

«Todo comenzó hace tres años, cuando un grupo de profesores empieza  a innovar y experimentar otro modo de educar con pasión, implicando no sólo al alumno sino a los propios compañeros del centro», relata Rocío Torres, responsable de comunicación de Be Education.

«El camino de la enseñanza cuando se transita en soledad es muy duro, por ello empieza a gestarse un grupo de profesores que deciden compartir esa experiencia, enriqueciéndose mutuamente para no quemarse. El paso siguiente era: si a nosotros nos ha ido bien, por qué no compartirlo con profesores de otros centros y les ahorramos algunos de los escollos con los que nos hemos encontrado, y ese sobre esfuerzo que a veces resulta agotador».

Fiel a esa filosofía del poder transformador de la educación, nace Be Education, una plataforma en la que directivos y docentes se encuentren para debatir los temas más actuales de educación, que se han condensado en las distintas propuestas que se ofrecen por vez primera, en los cursos de verano que se impartirán del 3 al 7 de julio y del 10 al 14 de julio en inglés.

«En nuestra Escuela de Verano ofrecemos cursos de formación permanente para el profesorado, con reconocimiento de créditos por la Universidad Rey Juan Carlos I y totalmente bonificables a través de los Permisos Individuales de Formación (PIF) de la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo».

El valor añadido de estos cursos, que cuentan con reconocimiento de créditos de la Universidad Rey Juan Carlos I, emana del trabajo cotidiano en las aulas, que los ha llevado a hablar de ejemplos de éxito y fracaso. Además promueven la creación de productos y proyectos reales para el aula. «El objetivo  es que los asistentes al curso terminen con un proyecto hecho a la medida de sus necesidades específicas. Si se apuntan al de neurodidáctica que salgan después de esos días de formación y convivencia, con un proyecto con sus bases para ponerlo en marcha en septiembre. No es conocer una metodología, es aplicarla a algo concreto que te facilite tu vida en el próximo curso escolar».

En ese asesoramiento se incluye la compra e instalación de las aplicaciones de pago que sean necesarios para ejecutar el proyecto y la gestión de los trámites necesarios para la bonificación de los cursos en el caso de que algún participante lo demandara, a través del Permiso de Formación Individual del Profesorado.

«Hay muchos maestros interesados y nos lo hacen saber, pero el día a día les impide de momento pensar en julio e inscribirse», apostilla Rocío, animando a todos los interesados a que al menos pregunten «que seguro que le daremos respuesta a sus necesidades».

La misión del profesorado como elemento determinante de la calidad educativa de un centro y de un sistema social, es incuestionable. Y si la solución no viene desde arriba, tendremos que tejerla entre todos desde abajo. Esta premisa pone de manifiesto la necesidad de iniciar un nuevo modelo participativo en el que directivos, docentes y alumnos asuman unas estrategias pedagógicas renovadas que aúnen esfuerzos y establezcan nuevos cauces de participación y diálogo con el que se consiga que la educación sea una experiencia de éxito.

Elizabeth Ortega / Fotografía: BeEducation