«Que nunca perdamos la luz que nos da el Señor»

Esperábamos con ilusión sus palabras y no defraudó. El cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro Sierra, compartió unos minutos de bienvenida antes de la celebración de la Eucaristía en los que aprovechó para animar a las fundaciones a seguir la misión de sus patronos: «La misión es ser fieles a lo que quisieron las mujeres y hombres fundadores, que pusieron lo que tenían para que nosotros ahora podamos tener puentes entre ellas». También recordó el fin de solidaridad que deben tener presente las fundaciones a la hora de llevar a cabo su trabajo. Agradeció el esfuerzo diario de todos los allí presentes, y de quienes no pudieron asistir, por sacar adelante su gran labor. «Gracias por no dejar que sean fundaciones muertas sino que sigan más vivas que antes». En la homilía nos habló de San Juan Ribera, quien dijo, «siempre creyó en la labor tan necesaria de las fundaciones».
Celebró con nosotros un momento de encuentro en la comida, que disfrutamos en el comedor del colegio San Ramón y San Antonio, tras dar su bendición: «que nunca perdamos la luz que nos da el Señor».