Roncalli Solidario

 Por María Suárez

El aspecto solidario parece que pasa desapercibido porque no se le da demasiada difusión pero, gota a gota, todos los años tiene mucha relevancia la cantidad de actividades sin ánimo de lucro y por ayudar a los más desfavorecidos que realiza el Colegio Mayor Juan XXIII Roncalli. Colaborando con fundaciones como El Buen amaritanoAladinaBanco de AlimentosAmazonas Sin límites y Mensajeros de la Paz, entre muchas otras, las colegialas se involucran en los problemas sociales que atañen al día a día de muchos jóvenes –y no tan jóvenes– que, como ellas, solo quieren un futuro mejor para los suyos.

En noviembre de 2017 comenzó a hacerse un festival solidario que nace de la iniciativa de las colegialas, presentando a los demás colegios mayores esta faceta solidaria. Sus beneficios fueron destinados a la Fundación Aladina, de cáncer infantil, y a la Fundación El Buen Samaritano, dedicada a la enfermedad mental. En octubre de este año se decidió continuar con la actividad que tan gratificante les había parecido a todas las participantes en la primera edición. Con la diferencia de que esta vez se han recogido fondos para una ONG que trabaja en la Amazonía con personas con discapacidad física e intelectual y para la campaña de Navidad del colegio. La campaña se concretó en el reparto extraordinario durante el mes de diciembre de bufandas, guantes, gorros, ropa de abrigo, mantas y calcetines a personas sin hogar de Madrid. Además, con lo recaudado con la venta de camisetas y recuerdos del 50 Aniversario del colegio, también se ha invertido, en parte, para la compra de esta ropa. Gran parte fue destinada a la Fundación Mensajeros de la Paz, del Padre Ángel, entregada en junio durante el acto inaugural del 50 aniversario.

Desde la discreción se realizan muchas actividades con un trasfondo social con la intención de ayudar a los más desfavorecidos, como reparto de bocadillos en el centro de Madrid a gente sin hogar y voluntariado en distintos centros de la comunidad.

Para recaudar fondos, las chicas de entre 17 y 22 años, en un primer momento decidieron hacer 200 pulseras solidarias y venderlas a 1€. En menos de 2h no quedaba ninguna por lo que vieron que podrían tener éxito ya que sus ideas les daban la recompensa que esperaban. El dinero recaudado fue para la compra del material necesario para preparar los bocadillos.

Viendo la aceptación de esta iniciativa y aprovechando que desde junio se celebra en el Roncalli el 50 aniversario, decidieron –junto con el equipo directivo del colegio y el equipo organizador de aniversario– realizar una venta solidaria de merchandising del colegio para todos los que este curso 2018-2019 vayann a asistir a las actividades del 50 o quieran colaborar con la causa propuesta.

Aún así, les parecía poco y decidieron hacer algo más voluminoso, donde pudieran invitar a gente de otros colegios y que diese entretenimiento a aquellos que quieran pasar un rato distendido con fines benéficos. Así nació el Festival Solidario en el que colegialas con dotes artísticas e invitados deleitan a sus compañeras con actuaciones. El dinero recaudado con la venta de entradas al festival va tanto para la Fundación Aladina y para la Fundación El Buen Samaritano.

Ambas fundaciones quisieron colaborar en el festival llevando displays publicitarios, pulseras y folletos informativos. La intención era, tras el éxito del festival solidario, buscar varios momentos de encuentro con estas fundaciones a lo largo del año para hacerles entrega del dinero recaudado y que ellos también pudieran acercarse a las colegialas y dar testimonio de la obra social que hacen. Por parte de la Fundación Aladina, el pasado año hubo un encuentro con Ana, una madre de una niña con cáncer que pertenece a esta fundación y contó su experiencia. Y por parte de la Fundación El Buen Samaritano, el encuentro fue con usuarios y trabajadores de la fundación y algunas de las colegialas, en el que contaron su experiencia tanto de los profesionales hacia los usuarios como a la inversa.


Para terminar el año se ha realizado con éxito el reparto extraordinrio de navidad, en el que según comentaban las colegialas, las personas a quienes destinaron todo lo que habían comprado, estaban muy agradecidos y sintieron el fruto de lo que llevaban trabajando todo el año. También en fechas cercanas a la Navidad todos los años se realiza una recogida de alimentos del Banco de Alimentos. Este año han estado en Mercadona informando a las personas que estuvieran interesados y recibiendo las aportaciones que la gente quisiera darles, que han sido muchas.

También a lo largo de todo el año se realiza un voluntariado con la pastoral conjunta de colegios mayores en residencias de ancianos, en el hospital clínico, con menores haciendo apoyo escolar y en el comedor social Robbin Hood del Padre Ángel. Como voluntariado internacional hay ya 9 chicas apuntadas para ir a la India en verano.