«Si soy transparente puedo ser ayudado»

Fijarnos en el trabajo que hacen nuestros iguales a veces puede ser reconfortante y si el trabajo está hecho desde el respeto, el cariño y la fe, es un ejemplo.

Anastasio Gómez, ecónomo de la Archidiócesis de Toledo y Consejero Delegado de UMAS, impartió una conferencia en este primer encuentro de fundaciones. Expuso en gran parte los resultados de su trabajo en la Archidiócesis de Toledo. Aseguró que es posible una gestión transparente si la transparencia empieza desde el propio Arzobispado hacia sus fieles. Destacó que es importante poner el foco de atención en cada una de las personas y de los centros y no que se trate a dichas personas como ajenas a las fundaciones: «Es imprescindible que la actuación sea bajo demanda y desde las fundaciones hacia el Arzobispdo y no al revés» y ha sido un gran ejemplo para la gestión actual por parte del Delegado Episcopal de Fundaciones, David López Royo.

Por ello, la Delegación de Fundaciones de la archidiócesis de Madrid, tiene un gran trabajo por delante para continuar favoreciendo que todas las personas trabajadoras de los centros, mandos intermedios y altos cargos tengan este sentimiento de pertenencia a sus fundaciones y a la DEF, tan necesario para unos buenos resultados. Recalcando su idea inicial, afirmó que «si soy transparente puedo ser ayudado» y animó a que todos lo fueran en sus fundaciones, apoyando la ponencia de Antonio Naranjo.