«La imaginación nos hace libres»

Por María Suárez

La imposición de becas es un privilegio que solo se les da a las colegialas que permanezcan más de tres años en el Colegio Mayor Universitario Juan XXIII Roncalli. El pasado viernes 5 de abril se celebró el acto de clausura del curso 2018/2019 con dicha imposición de becas a 10 de sus integrantes. Fue gratificante contar con la intervención de Maria Pe Pereira, antigua colegiala y profesora de la facultad de Matemáticas de la Universidad Complutense de Madrid. Defendió la necesidad de enseñar en un sentido crítico a través de las matemáticas. Su clase magistral sobre el descubrimiento de la curvatura no solo destacó la importancia de la geometría y la relatividad de Gauss y de Einstein, sino que descubrió, a muchos, la figura de Emmy Noether categorizada como la mujer más importante en la historia de las matemáticas. También contamos con unas palabras de  Carmen Abril, antigua colegiala mientras cursaba su licenciatura en matemáticas y actualmente profesora de Marketing de la Universidad Complutense de Madrid. Carmen, a pesar de no haber ejercido como matemática cree también en la necesidad de fomentar el pensamiento crítico y lógico, como una forma de sanidad mental. Defiende la belleza de las matemáticas como la capacidad de explicar de una forma sencilla algo extremadamente complejo. Pensar en las matemáticas le lleva a reflexionar sobre la imaginación y por eso tiene por bandera que «la imaginación nos hace libres».

Acompañando a las colegialas participó en el acto Mª Angeles Rodríguez-Ovelleiro como miembro del patronato y antigua directora del Mayor. También recibieron la beca Ana García-Mina, Vicerrectora de Servicios a la Comunidad Universitaria y Estudiantes de la Universidad Pontificia, Mercedes Gómez, Vicerrectora de transferencia del conocimiento y emprendimiento de la Universidad Complutense y a Armando Cerolo Durán, profesor de Filosofía política y Derecho en la Universidad Ceu San Pablo.

La emotiva imposición de becas daba comienzo tras la promesa de las 10 colegialas a «respetar a nuestras compañeras y ofrecer nuestra profesión como permanente servicio a los demás». También se hizo entrega de la placa de final de carrera a la única colegiala que ha cursado todos los años en el Colegio Mayor. Tras el acto también hubo un momento de encuentro entre todos los allí presentes.