«Sed transmisores de su amor»

«Los colegios diocesanos venimos aquí a dar gracias a Dios, y se lo decimos a través de nuestra Madre, sed transmisores de su amor». Con estas palabras, el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, comenzaba la Eucaristía del pasado 6 de junio, con el lema «Una fiesta de la mano de María» ante 2.500 alumnos de colegios diocesanos que han acudido a la catedral de la Almudena para ganar el jubileo.

«Todos los colegios diocesanos os habéis reunido aquí por el Señor», quien «os repite que no viváis en la oscuridad, vivid en la luz y tened mi lengua, que esta cambiará el mundo». Con esta invitación a ser hermanos y dadores de la Luz del mundo, el cardenal lanzó otra pregunta a los presentes: «¿Estáis dispuestos a cambiar este mundo y hacerlo nuevo?». La respuesta afirmativa de los alumnos apenas resonaba en la catedral. Y, por ello, el pastor de la Iglesia que camina en Madrid volvió a replantearles la pregunta. Y no dos, sino hasta tres veces… «¿Estáis dispuestos o no? Gritadlo fuerte, que se escuche en todos los rincones de la ciudad…». Con un «sí» atronador, los escolares han dejado patente que el espíritu y la intención, al menos, los mantienen vivos.