Taller de memoria

La memoria es necesaria para poder recordar. Es lo que más tarda en desarrollarse cuando nacemos y lo primero que se va perdiendo cuando vamos haciéndonos mayores.

En este sentido la Residencia Fundación Santísima Virgen y San Celedonio ha creado un taller de memoria que pretende mejorar y/o mantener el correcto funcionamiento cerebral de sus mayores, estimular sus funciones cognitivas afectadas y evitar su deterioro. Para conseguir todos estos objetivos realizan actividades con distintas características. Una de ellas consiste en estimular la memoria a través de cuadernos individualizados. En ellos tienen que escribir «con lápiz y papel» distintas cosas que las terapeutas ocupacionales les indican. Son cuadernos elaborados por ellos mismos y es un trabajo individual en todo momento.

También realizan actividades de forma grupal donde el lenguaje oral cobra mayor importancia y las funciones que se estimulan son la atención, la memoria, el cálculo, la secuenciación y la resolución de problemas.

Esta terapia se lleva a cabo mediante lectura del periódico de forma grupal, debate de las noticias de interés, adaptación del entorno con señales que pueden identificar de forma sencilla y favorecen la  orientación espacial (nombres de los pabellones, indicativos de aseos, despachos e instalaciones, nombres en la puerta de las habitaciones de las residentes que allí residen…), objetos que favorezcan la orientación temporal y personal (relojes, calendarios, prendas y objetos marcados con sus nombres…).

También mediante diferentes formas de recordar el espacio y tiempo en el que viven las residentes, de forma escrita, evocada o mediante actividades propias del tiempo en el que nos encontramos, según la estación del año o festividades próximas o vividas.

Al presentar estos talleres en forma de juego la participación suele ser mucho más activa y con ello se maximiza el avance del tratamiento.

Desde la fundación luchan por preservar todo lo que aún funciona, consiguiendo que el deterioro sea lo más lento posible y logrando el bienestar de nuestros mayores.

Por María Suárez