«Todos aquí ganamos»

Cerca de 300 personas sin hogar, el 40 por ciento inmigrantes, están en el programa de empleo de la Fundación San Martín de Porres que cuenta con un acompañamiento integral para ayudarles a su reinserción social. Desde 2003, debido a su demanda, la fundación creó la empresa de inserción laboral El Zaguán que actualmente trabaja en red con 27 entidades sociales y con la Comunidad de Madrid. El pasado 5 de junio firmaron un convenio mediante el cual han creado una unión temporal de empresas junto a Ecooo Amoverse. Esta unión pretende prestar un servicio de instalación de autoconsumo fotovoltaico mediante la contratación de personas en situación de vulnerabilidad y en búsqueda activa de trabajo. Gracias a este acuerdo, desde el 1 de julio, varios usuarios de la fundación obtendrán una formación de calidad en el sector y posteriormente trabajarán en la instalación de placas solares en la Comunidad de Madrid.

«Tras la reciente aprobación del nuevo Real Decreto de autoconsumo, y en concreto a través del reconocimiento del autoconsumo colectivo, se incrementarán las posibilidades de generación de electricidad procedente de energía renovable para toda la ciudadanía. Se generará, por tanto, un crecimiento del sector que llevará aparejado un aumento significativo de puestos de trabajo. El objetivo de la unión temporal de empresas (UTE) es prestar un servicio de instalación de autoconsumo fotovoltaicos con el fin de que las personas contratadas amplíen su perfil profesional con una formación de calidad en un sector en crecimiento y con grandes posibilidades de inserción en mercado ordinario. Por su parte, Ecooo se compromete a realizar la comercialización y la supervisión cualificada», apuntaba Mario Sánchez-Herrero, Co-director de Ecooo, en la firma del convenio.

Amoverse es una entidad promovida por los Jesuitas cuya misión es el acompañamiento de niñas, niños, adolescentes, jóvenes y sus familias en su crecimiento personal y profesional promoviendo su dignificación y su desarrollo social. La primera linea en la que trabajan es una linea socio-educativa que se desarrolla gracias a dos centros de día, uno en el barrio El Pozo y otro en la Ventilla. La otra línea es la economía social mediante la creación de negocios que generen empleo para las personas en situación de vulnerabilidad social que atienden.

De esta manera, las tres organizaciones dan un paso más en la conformación de una sociedad más justa, impulsando la transición energética a un modelo energético sostenible, descentralizado y generando empleo técnico cualificado para personas en situación de vulnerabilidad social.

El objetivo de este acuerdo es contribuir a la transformación de la realidad económica demostrando que se puede hacer una justicia medioambiental desde el cuidado de la Casa Común.